Guillermo Rovirosa con los trabajadores

Hoja informativa 14 · 2018. Causa de canonización de Guillermo Rovirosa.

Guillermo Rovirosa decía que no es posible ser apóstol del mundo obrero si no se toman en serio los sufrimientos y deseos de los trabajadores. Es decir, si no se les mira con una mirada llena de amor y de verdadera misericordia.

Para llegar a esta convicción Rovirosa recorrió un sugerente proceso personal. El primer y principal paso fue sin duda su encuentro con Jesucristo. Él mismo lo cuenta de esta manera: «El empujón decisivo que me hizo caer de rodillas me lo dio San Agustín al hacerme entrever la humildad de corazón de Jesús. Aquello fue decisivo. Aquella maravilla no habría podido salir nunca de ningún hombre, por extraordinario que fuese. ¡Jesús era Dios! ¡Jesús es Dios! Fue un deslumbramiento que trastornó toda mi vida, a pesar de que externamente hubiera poca variación. Todo tomaba un sentido maravilloso y nuevo, tanto las cosas grandes como las pequeñas» (ROVIROSA, Guillermo, El primer traidor cristiano: Judas de Keriot, el Apóstol, Obras Completas, Tomo I, pág. 524).

Pero hay otro paso muy importante en su proceso de conversión a la fe cristiana. También lo cuenta el mismo Rovirosa. El año 1939, nada más terminar la Guerra Civil, a causa de una denuncia contra él, fue encarcelado. El motivo de su condena no era otro que el haber sido presidente del Comité Obrero, por elección de sus compañeros, de la empresa en la que trabajaba. Esta experiencia de pasar casi un año en prisión marcó una orientación en su vida: mirar con especial misericordia a los que sufren.

En la cárcel vio y sintió el triste destino de aquellos militantes obreros, honrados a carta cabal. Con ellos convivió durante doce meses. Aquella experiencia le ayudó a unir su amor a Jesús y su amor a los trabajadores. Años después Guillermo Rovirosa escribió estas palabras: «La prisión fue para mí la escuela que me faltaba, y doy por ello siempre gracias a Dios».

La vida de Guillermo Rovirosa fue en adelante una entrega, una «ofrenda» al Señor en el servicio al apostolado obrero. Primero como vocal social del Consejo de Acción Católica de Madrid y después como promotor de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), movimiento especializado para la evangelización del mundo obrero y del trabajo. Los últimos dieciocho años de su vida, dejando incluso su trabajo asalariado, los dedicó exclusivamente a los trabajadores, a su promoción y evangelización.

En su entrega al apostolado obrero experimentó más profundamente el amor y la misericordia de Dios, a pesar de ser muy consciente de sus traiciones y miserias. «Cada nuevo descubrimiento de mi traición y miseria trae consigo un nuevo descubrimiento de la verdad del Amor infinito de Dios y de su misericordia, sintetizados en este hecho: Jesús me ama con locura» (Ibídem, pág. 554).

Guillermo Rovirosa ofreció su vida al servicio de los trabajadores. El amor a Jesús y a los trabajadores en sus condiciones objetivas de vida y trabajo fueron el norte que orientó ya toda su existencia.

SUS ESCRITOS

«¿Quién fundó la HOAC? Jesús fue el iniciador. Siendo Dios se hizo obrero, vivió entre obreros y escogió como jefes de la Iglesia a unos obreros.

La historia hoy se repite. Hace veinte siglos se desconocía la dignidad esencial de todo hombre, y el trabajo era lo más vil y despreciable. Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, conquistó para todo hombre la posibilidad de llegar a ser hijo de Dios; ante Dios no hay pobres ni ricos, sabios o ignorantes, hermosos o feos. Ante Dios solo cuenta ser justos o injustos. Pero al hacerse Hijo del hombre, Jesucristo pudo escoger su cuna. Y nació en casa del artesano de Nazaret, viviendo en ella treinta años…, sin historia. Como cualquier obrero honrado» (ROVIROSA, Guillermo, Obras Completas, Tomo III, pág. 442).

«Jesucristo vivió la vida ordinaria de un trabajador, exactamente igual que nosotros, durante treinta años…, ennobleció el trabajo… Jesucristo formó el Colegio Apostólico a base de trabajadores» (ROVIROSA, Guillermo, Obras Completas, Tomo IV, pág. 361).

TESTIMONIOS

«Judas es sin duda el mejor libro de Rovirosa. Esta indiscutible primacía es debida a su capítulo quinto: Judas y yo. No solo porque en él traza, siquiera a grandes rasgos, su autobiografía, sino porque nos descubre, quizás sin apercibirse de ello, los aspectos más profundos de su vida cristiana. A quienes hemos tenido la dicha de convivir con Guillermo Rovirosa y de apreciar la transparente sinceridad de sus palabras, la lectura de este capítulo nos da la clave para descubrir el auténtico sentido de tantas frases suyas dejadas caer como descuidadamente, de tantas reacciones aparentemente espontáneas, pero que nos llenaban de admiración por su carga de lucidez y de sentido cristiano y que nos hacían entrever un misterio de gracia en el fondo de su alma tan humana.

Fue siempre un hombre sincero, honrado, leal. Cuando descubrió a Jesucristo, le amó y quiso servirle apasionadamente en la persona de sus hermanos más necesitados: trabajó incansablemente en la Acción Católica y en el apostolado obrero.

Quisiera que estas sencillas líneas de presentación fuesen un homenaje personal de afecto y veneración al añorado amigo Guillermo Rovirosa, uno de esos hombres ante cuyo recuerdo se experimenta el gozo de haberlo conocido y la pena de no haberlo tratado con más frecuencia e intimidad».

(Gabriel Mª Brasó, abad coadjutor de Montserrat. Prólogo al libro El primer traidor cristiano: Judas de Keriot, el apóstol de Guillermo Rovirosa, 1965).

ORACIÓN

Padre, tú llamaste a Guillermo Rovirosa,
le mostraste la grandeza de tu amor, manifestado en Jesucristo,
el obrero de Nazaret entregado hasta la muerte y resucitado,
y lo enviaste como apóstol al mundo obrero.
Concédenos vivir, con su misma coherencia,
el bautismo que nos ha hecho hijos tuyos,
de modo que en el trabajo de cada día
lleguemos a transformar la sociedad según tu voluntad
y a transmitir la alegría de la fe a nuestros hermanos.
Te pedimos, por su intercesión,
ayuda ante la necesidad que te presentamos (…)
y el gozo de agradecértela con un mayor compromiso
a favor del amor y la justicia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

(para uso privado)
Con licencia eclesiástica, de conformidad con el decreto de Urbano VIII

 

Hoja Rovirosa nº 17 castellano

Descarga de la Hoja Informativa 17 

«La extensión de la HOAC», nuevo cuaderno de Rovirosa

Fundación Guillermo Rovirosa • Tomás Malagón y Ediciones HOAC publican un nuevo cuaderno de la vida del primer militante y fundador de la HOAC. En el número 11 de la colección recoge algunos textos de Guillermo Rovirosa acerca de la extensión en la HOAC. Disponible en la tienda online.

Este cuaderno nos presenta textos de Guillermo Rovirosa sobre la extensión de la HOAC que señalan lo esencial de estas cuestiones: la evangelización, el camino y el estilo, la extensión como un estilo de vida y testimonio militante, el acompañamiento de la vida de las personas, la iniciación a la HOAC…

Son textos que ayudan a situar en la perspectiva apostólica nuestro quehacer comunitario y nuestro proyecto evangelizador como militantes obreros cristianos y, a la vez, nuestra misión evangelizadora como misión eclesial. Son textos que nos ayudan a reorientar la misión evangelizadora en una Iglesia en salida.

Índice170 portada.jpg
■ Presentación.
■ La evangelización, tarea eclesial y de la HOAC.
■ El camino y el estilo (de la evangelización).
■ La extensión de la HOAC. No el número, sino un estilo de vida; la vida de la Gracia.
■ Los medios para la extensión.
■■  El testimonio de vida militante, de la vida de la Gracia.
■■  Acompañar la vida de las personas.
■■  El testimonio de nuestras publicaciones: El ¡Tú! (el uso militante de nuestros medios).
■ ¡Ahora!
■ Otros textos. Cartas.

Colección
11. La extensión de la HOAC
10. El amor de comunión.
9. Cartas.
8. Testimonios.
7. La virtud de escuchar.
6. Derechos y justicia.
5. La vivencia de la Iglesia.
4. La cercanía al mundo obrero y del trabajo.
3. La vivencia de la mística.
2. Dialogando con Rovirosa.
1. La vivencia de la triple comunión.

En recuerdo de Guillermo Rovirosa y Tomás Malagón

Al llegar el 27 de febrero, fecha de los fallecimientos de Guillermo Rovirosa, primer militante e impulsor de la HOAC, y de Tomás Malagón, consiliario que jugó un papel fundamental en la configuración de lo que es hoy este movimiento especializado de Acción Católica, se suceden los actos en su recuerdo.

La comisión permanente de la HOAC acudirá a las 9 horas del martes 27 de febrero, a la sepultura donde reposan los restos de Rovirosa, en el cementerio de la Almudena de Madrid (ver mapa), para realizar una oración. Posteriormente se desplazarán a Valenzuela de Calatrava, donde se encuentra la tumba de Malagón, para realizar también una oración en su memoria, a las 12:30 h., junto con sus familiares.

Actos diocesanos.

El lunes 26 de febrero, a las 20 horas, la HOAC de Valladolid convoca la celebración de la Eucaristía en la Parroquia de San Vicente de Paúl.

El domingo 25 de enero, a las 13 h., en Teror (Canarias) se celebra una Eucaristía organizada por la HOAC de Canarias.

El martes día 27 de febrero, la HOAC de Toledo celebra un acto en recuerdo de ambos que incluye una proyección de vídeo seguida del correspondiente coloquio y la Eucaristía, en los salones parroquiales de San Julián a partir de las 19:30 h.

También el 27 de febrero, la HOAC de Sevilla celebra la Eucaristía conmemorativa en la Parroquia de San Pio X, a las 19 h.

Revitalizar, potenciar y fortalecer la formación de militantes obreros cristianos

Conforme se establece en el Plan de actuación de este año y en cumplimiento del objetivo de potenciar la formación de militantes obreros cristianos, la Fundación ha contribuido a financiar parcialmente la convocatoria de la Reunión General de Formación de la HOAC, realizada los días 20 y 21 de enero, en Ávila. Una convocatoria con un triple objetivo: Revitalizar, potenciar y fortalecer la formación en la perspectiva de la XIII Asamblea General.

En esta reunión se ha profundizado en la formación de militantes obreros cristianos en las distintas diócesis, con «las aportaciones que analizaban la situación de la vivencia de la formación y se exponían cómo se iban haciendo experiencias de acompañamiento de procesos de formación de personas de nuestros ambientes sociales y eclesiales, han sido el punto de partida de la valoración que ha efectuado la Comisión Permanente de la HOAC y la base de la ponencia compartida» según indica Berchmans Garrido, responsable de Formación de la HOAC.

Del diálogo mantenido se desprenden una serie de tareas para que puedan «propiciar, durante toda la vida y situación vital, que la formación sea un diálogo entre la fe y la vida que nos lleve al encuentro con el amor de Dios encarnado en las realidades de pobreza y precariedad del mundo obrero y del trabajo. Favorecer la experiencia personal y comunitaria que significa la formación en la vida del equipo, como manera de combatir una cultura individualista que nos aparta del proyecto de humanización que supone el seguimiento de Jesucristo. Cuidar, comunitariamente, de la construcción cotidiana de una vida puesta al servicio del mundo obrero y del trabajo más pobre y precario que supone nuestra formación. Avanzar en experiencias de comunión, ofreciendo con gratuidad, procesos de formación a las personas con las que convivimos en nuestros ambientes sociales y eclesiales», en opinión del responsable de Formación de la HOAC.

Se abre ahora un proceso que, en opinión de Garrido, «debe trasladarse a las diócesis, y profundizar en ello para concretarlo en su realidad diocesana y en la vida de los equipos» y así desarrollar el triple objetivo de la reunión.

Aprobado el plan de actuación para 2018

El patronato de la Fundación Guillermo Rovirosa y Tomás Malagón ha aprobado el plan de actuación para 2018 que contempla seguir difundiendo el pensamiento y obra de Guillermo Rovirosa y de Tomás Malagón; fomentar el pensamiento obrero y cristiano; y apoyar acciones formativas encaminadas a extender el pensamiento social de la Iglesia. Además, se procederá a la gestión comunicativa de la página web de la fundación, con el fin de mejorar los procesos de difusión de las tareas que viene realizando.

La fundación tiene por finalidad, según recogen sus estatutos, “la promoción del mundo obrero inspirada en los principios cristianos que caracterizan el apostolado obrero desarrollado por la HOAC; dar a conocer la personalidad de Guillermo Rovirosa y Tomás Malagón, sus experiencias y vivencias, sus pensamientos y enseñanzas y cooperar en cuantas acciones sirvan para resaltar sus méritos”.

Ediciones HOAC, con una larga trayectoria en la publicación del pensamiento obrero y cristiano, viene recibiendo desde hace tiempo el apoyo de la fundación para, entre otras cosas, potenciar la publicación de dos libros anuales. En 2018 está prevista la edición de un primer libro que se basará en el texto de Guillermo Rovirosa De quién es la empresa, con una lectura actualizada desde diferentes perspectivas. Un otro libro, abordará la importancia del trabajo decente en el pontificado de Francisco.

Atendiendo a la petición de la HOAC, la fundación también apoyará la convocatoria de los próximos cursos de verano; dos encuentros de editores pedagógicos de los materiales formativos que utilizan los miembros de este movimiento especializado de Acción Católica y pone a disposición de aquellas personas, comunidades y grupos interesados en ellos; además de otro de ponentes especializados en Eclesiología, Cristología y Biblia, y una reunión general de formadores organizada por la HOAC.

«El amor de comunión», nuevo cuaderno de Rovirosa

Ediciones HOAC y la Fundación Guillermo Rovirosa • Tomás Malagón publican un nuevo cuaderno de la vida del primer militante y fundador de la HOAC. En el número 10 de la colección nos presenta algunos textos de Guillermo Rovirosa acerca del Amor de Comunión. Disponible en la tienda online.

Comunión que brota del Amor, recibido y compartido. La vida en comunión con Dios y con las personas es posible no sólo en la intimidad personal o en el pequeño círculo familiar, sino también en la vida social, en la política y en la economía, en el ámbito laboral, en las relaciones comerciales…

167 portada bajaÍndice
■ Prólogo.
■ Introducción.
■ Hay que salir de la vulgaridad religiosa…
■ …y optar por un cristianismo adulto.
■ La importancia del sentido comunitario.
■ El Amor de Comunión.
■ I. La lucha por la existencia.
■ II. La colaboración por la existencia.
■ III. La fuerza de los débiles.
■ ■  ■ Pobreza.
■■  ■ Humildad.
■■  ■ Sacrificio.
■ Otros escritos.
■ Las tres dimensiones del Espíritu de Amor.
■ La dimensión social de la Comunión.
■ Epílogo

Colección
10. El amor de comunión.
9. Cartas.
8. Testimonios.
7. La virtud de escuchar.
6. Derechos y justicia.
5. La vivencia de la Iglesia.
4. La cercanía al mundo obrero y del trabajo.
3. La vivencia de la mística.
2. Dialogando con Rovirosa.
1. La vivencia de la triple comunión.

En recuerdo de Rovirosa y Malagón

Un año más, alrededor del 27 de febrero, fecha de sus fallecimientos, la HOAC tiene en su recuerdo la figura de Guillermo Rovirosa, primer militante, y de Tomás Malagón, consiliario.

La comisión permanente de la HOAC acudirá a las 9.15 hrs. del lunes 27 de febrero de 2017, a la sepultura donde reposan los restos de Rovirosa, en el cementerio de la Almudena, para realizar una oración. Posteriormente se desplazarán a Valenzuela de Calatrava, donde se encuentra la tumba de Malagón, para realizar también una oración en su memoria, junto con sus familiares.

El mismo día, a las 20.00 horas en la parroquia de San Vicente de Paúl de Valladolid, la HOAC de esta diócesis celebra una Eucaristía con motivo del aniversario del fallecimiento de Guillermo Rovirosa, promotor de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), en la que también habrá un especial recuerdo de Pepe Bueno, consiliario que caminó junto a la HOAC de Valladolid entre 2004 y 2012, periodo en el que además trabajó incansablemente por la promoción del apostolado laical en Valladolid. Pepe se encuentra ya en presencia del Padre desde el 20 de enero. Con esta Eucaristía se dará gracias a Dios por éstos y tantos otros militantes obreros cristianos que han dedicado sus vidas a hacer llegar la Buena Noticia del Amor de Dios a las periferias del mundo obrero y del trabajo.

Otros acto convocados.

Canarias: Eucaristía de Acción de Gracias por Rovirosa

Bilbao: Recordando a Rovirosa y Malagón

Burgos: Dos citas para recordar a Rovirosa

¡Ahora más que nunca!

En 1946 los obispos españoles acordaron la creación de un movimiento especializado para los obreros adultos dentro de la Acción Católica. Desde el Consejo Nacional de Hombres de Acción Católica se propuso a Guillermo Rovirosa, que venía trabajando en la Acción Católica de Madrid desde hacía unos años, la tarea de organizar y promover la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Guillermo aceptó y del 26 de octubre al 3 de noviembre de 1946 se celebró la I Semana Nacional de la HOAC, que fue el comienzo de su andadura como movimiento apostólico obrero. Se cumplen, pues, ahora, los 70 años de vida de nuestro movimiento.

Siete décadas, 70 años de vida eclesial encarnada en el mundo obrero y del trabajo. Porque si algo ha querido ser la HOAC es vida cristiana eclesial en medio de la realidad sufriente del mundo obrero y del trabajo. Con el empeño de reconocer y vivir a Cristo Jesús, «el Divino Obrero de Nazaret», acompañando la vida cotidiana de nuestras hermanas y hermanos trabajadores, para colaborar desde su Evangelio a que sea respetada la sagrada dignidad de cada persona. Como escribió Rovirosa, «la lucha de la HOAC se encamina, en primer lugar, a que todo obrero recobre la conciencia de su dignidad de hombre y de obrero a la luz de Cristo».

De esa experiencia de 70 años, con todos sus aciertos y sus errores, queremos ante todo dar gracias a Dios por el testimonio entregado de tantos hombres y mujeres, trabajadores y trabajadoras, seguidores de Jesucristo; por su permanente empeño de fidelidad a Él y a su Iglesia al servicio del mundo obrero y del trabajo; por la profunda experiencia comunitaria de fe cristiana convertida en amor y lucha por la justicia. Gratitud por la afirmación constante de la dignidad de las personas trabajadoras y del trabajo a la luz del Evangelio, causa esencial de la Iglesia en la que tanto insiste hoy el papa Francisco, y de la que dijo san Juan Pablo II que es para la Iglesia «su misión, su servicio, verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente la Iglesia de los pobres», que son frecuentemente resultado de la violación de la dignidad del trabajo humano (LE 8). Empeño sustentado en una convicción: el Evangelio de Jesús responde a las necesidades más profundas del ser humano, en lo personal y en lo social, pues estamos vocacionados al amor fraterno (EG 265).

Nuestra gratitud quiere mirar al presente y al futuro y transformarse en respuesta decidida y reafirmada de continuidad con ese servicio y esa vida encarnada. «Ahora más que nunca» es el lema que Rovirosa adoptó en unos momentos difíciles y de profunda experiencia de la propia debilidad, poniendo toda su confianza en Dios. Hoy el mundo obrero y del trabajo sufre una situación difícil, con tantas personas y familias privadas de trabajo digno, despojadas de sus derechos más básicos y que no pueden vivir y ser con la debida dignidad. La idolatría del dinero devora personas y demuele la dignidad del trabajo. Hoy más que nunca es fundamental el empeño por afirmar la dignidad del trabajo y luchar por el trabajo digno. Ahora más que nunca el mundo obrero y del trabajo, y por extensión el conjunto de nuestra sociedad, necesitan de la pastoral obrera de toda la Iglesia, a cuyo servicio quiere seguir entregándose la HOAC desde su identidad de Acción Católica. ¡Qué el Señor, con su amor entrañable y misericordioso, nos siga sosteniendo en ese empeño!

Editorial publicada en la revista Noticias Obreras.

Finaliza la fase diocesana de la causa de canonización de Guillermo Rovirosa

El jueves, 17 de marzo a las 12:30, en el salón de actos de la 4ª planta del edificio que acoge la sede de la HOAC (c/Alfonso XI, 4, Madrid), finaliza la fase diocesana del proceso de la causa de canonización de Guillermo Rovirosa. Con el cierre del proceso diocesano, finaliza la fase probatoria. El expediente de la causa se remite a Roma para su estudio y conclusión.

En este acto público participarán, entre otros, el arzobispo de Madrid, Monseñor Carlos Osoro; el vicepostulador de la causa, Alfonso Gil y el Delegado diocesano para las Causas de los Santos, Ricardo Quintana. Asistirán también la Comisión Permanente de la HOAC y varios de los anteriores presidentes y consiliarios generales, que lo han sido durante la instrucción del largo proceso diocesano.

Cronología desarrollada en la causa

2001. Octubre. La Comisión General de la HOAC acuerda solicitar el inicio del proceso de canonización de Guillermo Rovirosa.

2002. Julio. El Pleno General de Representantes de la HOAC ratifica el acuerdo de la Comisión General.

2003. Julio. Acto de apertura del proceso de canonización. Durante el proceso, se toma declaración a los testigos; se crea una comisión histórica cuya función es recabar la información que permita estudiar la vida de Guillermo Rovirosa en los aspectos familiar, académico, profesional, cristiano, obrero, eclesial, político… y documentar que vivió una vida verdaderamente cristiana y en grado de santidad.

2016. Marzo. Acto de finalización del proceso diocesano.

Guillermo Rovirosa Albet

Nace en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) el 4 de agosto de 1897. Ingeniero Industrial de formación, durante un viaje a París escucha casualmente al Arzobispo Verdier, quien le hace caer en la cuenta de que no conoce a Jesucristo. Inicia entonces una aproximación a la persona de Jesús y a su mensaje que culmina, un año después, con su conversión a la fe cristiana y su “segundo bautismo” en El Escorial, en la Navidad de 1933.

En 1939 es condenado a seis años de prisión por haber presidido el comité de empresa de su centro de trabajo en el Madrid de la guerra civil. En 1940 se incorpora a la Acción Católica (AC) y comienza a actuar apostólicamente con trabajadores. En 1946 los obispos españoles, a instancias de Pío XII, ante la situación de lejanía de la Iglesia de la clase obrera, deciden la creación de una especialización obrera dentro de la AC y se encarga a Guillermo Rovirosa promocionar tal misión. Renuncia a todo y se dedica por entero a hacer realidad la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).

Pone en marcha el ¡TÚ!, semanario obrero de amplia difusión, y el Boletín de la HOAC (hoy es la revista Noticias Obreras) para la formación de militantes. En 1957 es apartado de la dirección de la HOAC por la jerarquía de la Iglesia. A partir de entonces, Rovirosa pasa largas temporadas en Montserrat, profundiza en su reflexión teológica, aplicando siempre el Evangelio a la vida de la persona y de la sociedad. Es autor de un voluminoso conjunto de obras que manifiestan la grandeza de su fe y su pasión por un mundo que llegue a vivir en comunión y en fidelidad al Evangelio. Muere en Madrid el 27 de febrero de 1964.

«Cartas», nuevo Cuaderno de Rovirosa

Ediciones HOAC y la Fundación Guillermo Rovirosa • Tomás Malagón publican un nuevo cuaderno de la vida del primer militante y fundador de la HOAC. En el número 9 de la colección se recoge una selección de cartas que Rovirosa escribe a amigos y colaboradores. Disponible en la tienda online.

Los textos que se recogen en el cuaderno es una pequeña selección de cartas que aluden a situaciones personales, a trabajos en común, a momentos por los que atraviesa la HOAC. Estos escritos nos permite un acceso más directo a su personalidad y a sus sentimientos. Nos muestran a un Rovirosa espontáneo e intuitivo, muy atento a la realidad y a los procesos que conlleva el tratar de transformarla para bien. Al mismo tiempo, a un creyente de fe probada, centrado en lo nuclear del Evangelio, con una inquebrantable confianza en la Providencia de Dios.

La totalidad de cartas están publicadas en el Tomo VI de sus Obras Completas.

Índice
■ Introducción.
■ Evangelizar y evangelificar. Predicar y realizar el Evangelio.

Colección
9. Cartas.
8. Testimonios.
7. La virtud de escuchar.
6. Derechos y justicia.
5. La vivencia de la Iglesia.
4. La cercanía al mundo obrero y del trabajo.
3. La vivencia de la mística.
2. Dialogando con Rovirosa.
1. La vivencia de la triple comunión.